8 metas que toda madre debe alcanzar para tener una crianza consciente

By: saia.neogaia

La crianza respetuosa o teoría del apego (attachment parenting), fue propuesta por John Bowly, psicoanalista inglés, con una manera de pensar muy diferente a la de Sigmund Freud (principalmente con su teoría de la Psicología y las Teorías del Desarrollo). Para Bowly, el apego es un proceso normal en el desarrollo de todo niño, sencillamente porque es una manera de fomentar el primer enlace emocional, (en la mayoría de los casos los padres), promoviendo así relaciones seguras y empáticas en la edad adulta.Instituciones como el Attachment Parenting International (API), apoyan este tipo de crianza y fomentan ocho metas que todo padre debe alcanzar para tener una crianza consciente:. Hoy te las comparto.

1. Preparación para el embarazo, el nacimiento y paternidad.
Prepararse emocionalmente. No solo es necesaria la parte física (hacer ejercicio, comer bien, etc.), sino también preparar el corazón para la llegada del nuevo integrante del hogar. Ahora debes acomodarte para la llegada un bebé, y no es lo mismo hacer planes para dos que para tres, cuatro o más. Hablar de las emociones (positivas o negativas), es fundamental durante el embarazo. Es normal sentir emociones negativas tanto positivas, y en medida que las externemos, podremos avanzar y revisar cada una de ellas. (Claro que es válido sentir temor extremo por hacerte responsable de una vida, y también es válido externar tus emociones). El padre además debe también prepararse, interesarse, investigar y tener una súper actitud proactiva todo el tiempo! ( créanme que bebé y mamá se lo agradecerán).

2. Alimentación con amor y respeto.
Amor como alimento de vida. La lactancia materna es la mejor manera de iniciar el vínculo afectivo. (Antes de creer que tu leche no es buena, que no eres de esas mujeres, que no te sale, etc, etc, etc, te sugiero que te asesores sobre el tema y pongas en una balanza los pros y los contras de la leche materna para tu bebé, no para ti. ;). Cuando sea el momento de introducir los alimentos sólidos para tu bebé (término científico ablactación), te recomiendo que leas el libro “Mi niño no me come” del pediatra Carlos González. Seguramente algunos mitos se vendrán al piso con esta nueva información.

3. Responder con sensibilidad.
Imagina que tu bebé es un extraterrestre. La única manera que tiene para comunicarse contigo es a través del llanto. Si es un extraterrestre no tiene idea de las normas sociales, correctas, lo que dicen las amigas expertas, las abuelas ni la vecina. El solo actúa por instinto porque es con la única herramienta que llega al mundo y cuenta solamente contigo para salir adelante. Así que despierta tu sensibilidad, abre tu corazón, pero sobre todo genera empatía con tu bebé. Cuando llora es porque te necesita, no porque quiere molestarte.

4. Contacto corporal
Tu bebé es una bolita de amor. Todos tus besos, abrazos, caricias, masajes, llevarlo en brazos serán pocos comparados con lo que tu hijo vivirá. Recuerda: llegará a una edad en que no querrá besos de mamá porque se siente avergonzado ante los amigos. ¡El tiempo pasa volando! Así que aprovecha esos primeros años para tenerlo pegadito a ti todo el tiempo! Ese contacto tiene beneficios invaluables para ti y para tu bebé. Garantizado! 😉

5. Garantizar el sueño seguro física y emocionalmente.
Tu bebé no dormirá toda la noche y eso es normal. Si estás interesada en aplicar el método Estivill (hacer que el bebé se duerma solo), creo que estas en el blog equivocado. Ten presente esto: Los adultos nos dormimos. A los bebés los dormimos. Es normal que tu bebé despierte en la noche (sobre todo los primeros tres meses porque necesita comer cada dos horas) y lo hace por instinto de supervivencia. Necesita sentir que su cuidador esta allí para atender sus necesidades, así que en la medida de tus posibilidades responde pronto, atiende su necesidad y demuéstrale que cuenta contigo todo el tiempo. Así es esto de la maternidad, es un trabajo de tiempo completo. En lo personal practico el colecho con mi hija (dormimos en la misma cama) y créeme que tengo boletos de primera fila para verla despertar en la mañana. Ese es mi regalo del día. :)

6. Proporcionar el cuidado cariñoso constante.
Tu bebé adora estar contigo todo el tiempo. Aunque resulte agotador (créeme, lo es), podemos hacernos la vida más agradable si involucramos a nuestro pequeño en las actividades cotidianas y poco a poco lo introducimos a nuestro entorno social. Llévalo en rebozo/fular contigo a todas partes. Si trabajas y puedes negociar el tiempo con tu jefe, procura que durante el tiempo que tu bebé no esté contigo, lo cuide una persona de confianza (¿Quien es suficientemente responsable para cuidar del tesoro más preciado de tu vida?). Incluye en tus rutinas actividades divertidas. Juega con el todo el tiempo y que tu meta de cada día sea sacarle mínimo 10 sonrisas diarias.

7. Practicar la disciplina positiva.
Regla de oro: Trata a tu hijo como te gustaría que te trataran a ti. Tu bebé podrá parecer que no entiende cuando le hablas, pero no te equivoques. Ellos tienen una habilidad bellísima para leer nuestras emociones y su empatía hacia ti es algo que deberías aprender y poner en práctica hacia tu bebé. ¿Quieres un hijo obediente o con criterio? La manera como inicies tu disciplina con tu bebé es como continuará (en los primeros años, en la adolescencia y en la madurez). Así que olvídate de los gritos, los regaños, los golpes y cualquier otro tipo de maltrato. Que tu empatía y tu respeto sean tus mejores herramientas.

8. Búsqueda del equilibrio entre la vida personal y familiar.
Tu bebé hace parte de una familia que debes también cuidar. Seguramente los primeros meses luego de la llegada de tu bebé sean un caos (entendiendo caos como los definen los chinos: caos=cambio+oportunidad). Aunque tu bebé será una prioridad, también lo es la vida familiar y debemos construir espacios para fomentar esta unión. Seguramente las necesidades de todos no se satisfagan al mismo tiempo, pero es importante que todos los miembros de tu familia se sientan escuchados y apoyados, aunque se tenga que posponer un poco una necesidad por atender al bebé. El equilibrio es la base para una crianza con afecto.

Si quieres conocer más sobre los principios de crianza de Attachment Parenting International, puedes consultarla aquí.

¿Cuántas metas de estas has alcanzado hasta ahora?

Mi historia de Porteo

Historia de Porteo

Desde que inicie con mi curso pscicoprofiláctico, comencé a enterarme un poco más sobre este asunto de llevar a tu bebé en brazos todo el tiempo y después de conocer los grandiosos beneficios para Bianca y para mi, decidí que formaría parte del orgulloso grupo de mamás que apoyan la crianza en brazos.

Te comparto el artículo que publique para el Blog Tela de Abrazos de mi amiga Margaret el cual puedes consultar aquí.

¿ Qué piensas sobre la crianza en brazos?