¡Por favor no crezcas tan rápido!

Por favor no crezcas tan rapido

Una mañana desperté y mi bebé había descubierto sus manos y se maravillaba con la posibilidad de abrirlas y cerrarlas.

Cuando salí de la cama mi bebé había sonreído porque comenzaba a identificar rostros familiares.

Mientras le cambiaba el pañal mi bebé había aprendido a hacer sus primeros balbuceos y comenzaba a conversar conmigo.

Cuando le daba su desayuno mi bebé había aprendido a sentarse solito y agitaba emocionado sus manos porque ahora descubría el mundo desde otra perspectiva.

Mientras jugábamos en la sala, mi bebé había descubierto que los brazos y las piernas sirven para desplazarse rápidamente de un lugar a otro y ahora le parecía más interesante gatear por toda la habitación.

Después de tomar la siesta del medio día, mi bebé había descubierto que sus piernas son lo suficientemente fuertes para sostenerlo así que confió en ellas y mientras me miraba se apoyaba orgulloso en las sillas del sofá.

Mientras le cambiaba de nuevo su pañal, mi bebé había descubierto que podía caminar, y sin dudarlo, se animó a dar sus primeros firmes pasos que lo llevaron hasta la puerta de la habitación.

Mientras compartíamos la comida de la tarde mi bebé comenzaba a señalar objetos del comedor y se maravillaba al descubrir que podía repetir palabras que le animaba a decir.

Cuando salimos a jugar al parque mi bebé descubrió que sus piernas eran más rápidas que su cuerpo y sin pensarlo mucho corrió detrás de un balón para lanzármelo desde lo lejos.

Mientras tomaba su baño antes de ir a la cama, mi bebé me pidió que acercara mi cara a la suya y con sus pequeñas manos tomó mi rostro y me besó.

Esa noche regresé a cama junto a mi bebé y mientras pensaba en mi ocupado día entre pañales, comidas, juegos, mimos y atenciones descubrí que la vida pasa muy rápido. Dentro de poco mi bebé ya querrá estar con otras personas y este es un tiempo que no me quiero perder por nada del mundo!

Dentro de las 24 horas de mi día mi bebé crece minuto a minuto y quiero ser testigo de su descubrir diario.

¡Te amo bebé y por favor no crezcas tan rápido! Algún día también extrañaré estos agitados días…

Lo que NO debes hacer con un bebé en casa

By: Sean McGrath

Te comparto mis 7 básicos que no debes hacer con un bebé en casa:

1. Esperar hasta el primer baño de tu bebé para estrenar los envases del shampoo o la crema de cuerpo. Aunque suene un poco extraño, los padres primerizos tendemos a esperar el mágico momento del primer baño en casa para estrenar todo, cuando en realidad podemos estar más y mejores preparados para ese encuentro. No es necesario que esperes a tu bebé para abrir los envases. La mayoría de ellos tienen tapas de seguridad y necesitarás de ambas manos para poder abrir estos envases. En lugar de encontrarte en una situación en la que tu bebé aguanta frío porque tu o tu pareja abren estos envases, asegúrate de abrirlos antes de la llegada del bebé a casa y asegúrate que podrás maniobrarlos con una mano. Tu bebé te lo agradecerá enormemente 😉

2. Mantenerte activa todo el tiempo. Principalmente cuando tu bebé tiene entre cero y tres meses, tu y él necesitan descansar porque juntos iniciarán una maravillosa maratón (ya verás a lo que me refiero) ;). Mientras tu bebé duerme aprovecha para tomar una corta siesta a su lado y recargar baterías. Aunque te sientas lucida y con energía, necesitarás este tiempo más adelante, así que mejor ahora y no hasta que explotes por el cansancio.

3. Utilizar supositorios porque tu bebé no hace deposiciones todos los días. Déjame contarte algo que quizá desconozcas: Los bebés que son alimentados los primeros seis meses con leche materna exclusivamente pueden durar hasta 15 días sin hacer una deposición y esto es algo normal. Así que si tu bebé toma leche materna exclusivamente, permite que pase este tiempo y después si consulta con su pediatra sobre cómo proceder. Si por el contrario tu bebé toma leche de fórmula, habla primero con tu pediatra para que considere un cambio de leche.

4. Escuchar las voces de todos menos tu voz interior. TODOS nos estrenamos como padres el día que nacen nuestros hijos. NADIE mejor que mamá para saber con certeza qué necesidad tiene tu bebé y como puedes atenderla. Confía en tu instinto materno y permítete escuchar tu voz antes de escuchar las voces de los demás que muchas veces llegan sin ser requeridas, y aunque gentiles y generosas, pueden no ser útiles.

5. Creer que puedes hacerlo todo sola. Hay un proverbio africano que dice: “Para educar a un niño hace falta una tribu entera”. Esta bien que te consideres una persona autosuficiente y capaz de lograr todo lo que te propones, pero una cosa es el optimismo y otra la terquedad. Tu bebé te necesita con tus cinco sentidos funcionando al 100% porque lo que mamá le ofrece al bebé (paz, tranquilidad, confort, calor y todo eso que sintió dentro de ti durante 9 meses), no se lo puede dar nadie más. Permite recibir la ayuda de otras personas para que te apoyen en labores del hogar, el trabajo u otras actividades en las que puedas ocupar gran parte de tu tiempo.

6. Mantenerte pasiva, sin tomar acción. El llanto de tu bebé es una alerta y como tal es importante que identifiques rápidamente qué incomoda a tu bebé para atender su necesidad y ayudarlo. Si no tomas acción el llanto será más fuerte y agobiante. Tu bebé llora porque está incomodo, no porque quiere incomodarte.

7. Acelerar tus actividades. Tu bebé no sabe de tiempos, horarios, compromisos, tareas ni horarios. El simplemente ES. Aprende de su ritmo e intenta disminuir tu acelerado día para que no te pierdas la maravilla de ver el mundo a través de sus ojos. Y aquí te comparto un bellísimo poema que encontré en el blog háblame bajito que se llama: Respira. Serás madre toda la vida.

¿Qué dice tu instinto materno que no debes hacer con tu bebé en casa? (Piensa más allá de lo evidente) 😉

Comida de verdad para bebés de verdad

beés de verdad comiendo comida de verdad
3 Thoughts

Iniciar con el proceso de alimentos sólidos con el bebé ya no es cosa de papillas, moler la comida o darle todo a cucharitas. En un Post anterior escribí acerca de las 8 Consideraciones para recordar cuando inicies con la comida sólida para tu bebé, te invito a que lo consultes si aún no lo has leído.

En esta ocasión quiero compartir contigo XX videos que he encontrado en la Web sobre ejemplos reales de bebés que desde temprana edad comienzan con su experiencia alimenticia de manera diferente y divertida.
Este es un video de un bebé de seis meses comiendo un pernil de pollo. Dá gusto verlo cómo disfruta su comida:

Este es un video de un bebé a quien su mamá filmó durante las primeras semanas durante su experiencia con los sólidos:

Y este último es un corto video que le hice a mi hija, en una tarde de comida. Ella disfruta tanto sentir la comida en sus dedos, como yo verla comer :)

Estos videos reafirman la importancia de permitir que los bebés descubran a partir de sus sentidos las diferentes formas, texturas, olores, colores y sabores que tiene la comida. Como ya lo dijimos en un post anterior, la comida no es solo papilla.

Así que si estás próxima a introducir alimentos sólidos a tu bebé, sal de la rutina e intenta algo nuevo, como los videos que hoy viste. Seguro se van a divertir. Ah! Y no dejes de compartir tu video si ya tienes un grato recuerdo de estos momentos. :)

8 Consideraciones para recordar cuando inicies con la comida sólida para tu bebé

8 Consideraciones al momento de iniciar con la comida sólida para tu bebé

Carlos González, reconocido pediatra español y amado por muchas mamás que apoyamos la crianza diferente, estuvo en Guadalajara hace un tiempo y compartió una interesante charla sobre el apego, la crianza en brazos y por supuesto la ablactación (que no es más que el término científico para referirnos al proceso de introducir alimentos sólidos a nuestros bebés).

Sus aportes sobre este tema son invaluables y por eso quiero compartirlas:

1. Los sólidos para bebés tienen un sentido más educativo que nutricional: A veces las mamás nos preocupamos mucho porque nuestros bebés no comen y hacemos hasta lo imposible porque se coman lo que con amor hemos preparado. (Es quizá la razón por la cual tendemos a servirles TODO en presentación de papilla, bien molido para que no se “ahogue”. ERROR. La idea es que tu bebé descubra que además del biberón y el seno de mamá, existen además otros “utensilios” para la comida, como el plato, el cubierto, la cuchara y el vaso. Permite que tu bebé tenga una experiencia directa de saber qué son esos utensilios y cómo se utilizan.

2. La experiencia con los sólidos debe ser una experiencia feliz. Tu bebé está descubriendo algo nuevo y de acuerdo a su experiencia, rechazará o querrá repetir de nuevo esta experiencia. Déjalo que juegue con la comida, que se unte, que ensucie su ropa que disfrute esta primera vez con los alimentos. Seguramente tendremos que limpiar (una vez más), toda la casa, pero te aseguro que su experiencia y las fotos del momento serán un grato momento para recordar más adelante. 😉

3. La comida tiene diferentes texturas, no todo es papilla. En lugar de moler toda la comida para tu bebé, intenta cortarle trozos gruesos y grandes que él pueda tomar con su mano. Esto le permitirá descubrir que existen otras formas, texturas, colores, olores y por supuesto sabores que podrá conocer en su forma original.

4. Carne y Pollo mejor que verduras y frutas. El hierro es el primer nutriente que necesita tu bebé al momento de iniciar con la comida sólida. Cuando nacen, ellos mismos producen la cantidad de hierro suficiente para su cuerpo, pero a medida que crecen este nutriente debe ser proporcionado. Si continuas con la leche materna podrás estar tranquila porque todos los nutrientes que tu bebé necesita (menos el hierro), los brinda tu leche, así que prueba ofreciéndole grandes trozos de carne a tu bebé. No importa si aún no tiene dientes. Será un placer visual ver cómo succiona con fuerza esta carne. :) Si le das leche de fómula/en polvo a tu bebé, busca los nutrientes en las frutas o verduras, pero recuerda que el hierro es el principal nutriente que necesita para mantener con energía, despierto y por ende, comer. Así que buen provecho a los succionadores de carne :)

5. Ahogarse no es lo mismo que atragantarse. Atragantarse será un proceso por el que todos pasamos alguna vez (lo mismo que las caídas cuando comenzamos con los primeros pasos). Tu bebé se atragantará con agua, quizá algunos trozos de comida. Esto no es lo mismo que ahogarse. Y aquí te paso la siguiente consideración.

6. Evita que se ahogue. Comidas secas y con figuras geométricas definidas pueden ser peligrosas al momento de iniciar el proceso de ablactación. Evita las uvas enteras, los frutos secos, y otro tipo de comida que sea seco como las galletas que no se disuelven fácilmente con la saliva. Entre menos figura definida tenga el alimento y más “baboso” esté, mejor para iniciar con las comidas para tu bebé.

7. Mamá, bebé y comida permanecen juntos todo el tiempo. Recuerda que tu bebé está aprendiendo algo nuevo, por lo que debes asegurarte de estar junto el todo el tiempo mientras este comiendo. Recuerda que sus juegos, descubrimientos, experimentos y primeras experiencias con los sólidos deben ser momentos felices y controlados. Asegúrate que así sea permaneciendo a su lado todo el tiempo que él se tome para comer.

8. Las cucharas no son un avión. ¿Quieres que tu bebé llegue a los tres años y tu estar detrás de él persiguiéndolo con la cuchara por toda la casa para que se tome la sopa, o prefieres que a los tres años el solo pueda tomar la cuchara y el tenedor y pueda llevarse la comida a su boca (aunque aún se le caiga un poco)?. Ayuda a tu bebé a ser una persona independiente. Si le permites que desde el comienzo tenga la experiencia de tener un tenedor o una cuchara en sus manos y poco a poco le ayudas a llevarse la comida a la boca, no solo reforzaras sus ejercicios de coordinación y motricidad, sino que también le darás espacio para demostrarle que él también puede hacer las cosas solo. (Y esto será una lección bellísima para tu hijo sobre todo cuando llegue a la etapa de querer hacer todo solo) 😉

Y por último, te comparto la guía de están distribuyendo en Irlanda para enseñar a las mamás a introducir sólidos a sus bebés lactantes. (versión en inglés). Te recomiendo que mires con atención las imágenes de esta guía, porque son muy sencillas y claras. Ningún bebé come pero todos están felices! ¿Comienzas a ver cómo debe ser la experiencia de los alimentos con nuestros bebés?

comida sólida para tu bebé

¿Alguna experiencia que ya hayas tenido con los alimentos sólidos y tu bebé?

Bon apetite!

8 Productos que tu bebé NO necesita durante sus primeros 3 meses

8 Productos que NO necesitas para tu bebé durante sus primeros meses
1 Thought

…A pesar de que la mercadotecnia diga lo contrario.

Con la llegada de mi hija a casa llegó también un sinnúmero de productos que pensé utilizar regularmente, pero que con el tiempo se convirtieron en objetos olvidados que no tuve necesidad de usar.

Les comparto mi lista para que reflexionen que tan necesario es adquirir estos productos para usarlos durante los primeros tres meses de vida del bebé. (A lo mejor pueden ahorrar ese dinero y adquirirlos más adelante, cuando realmente surja la necesidad):

1. Cuna. A pesar de lo que te digan la realidad es que durante los primeros tres meses, tu bebé no saldrá de tu habitación. Ya sea porque tienes un moisés o has decidido que tu bebé duerma contigo en tu cama (asegúrate de conocer con claridad los aspectos de seguridad del colecho visitando esta página), lo más seguro es que tu habitación se convierta en tu nueva zona más frecuente de visitar. Si la pregunta que te viene a la cabeza es dónde voy a dejar a mi bebé si no tengo una cuna, la respuesta es: en la mitad de tu cama. Un bebé de hasta tres meses no se mueve por si solo así que podrá permanecer allí el tiempo que no le tengas en brazos (aunque si me lo preguntas, los brazos serán el lugar ideal para dejar a tu bebé).

2. Decoración de habitación. Por la misma razón que te expliqué antes, la habitación del bebé será un espacio para utilizar después de los tres meses (incluso después del año, como es mi caso). Si no tienes mucho presupuesto, invierte mejor en algún producto necesario y espera unos meses antes de iniciar en el mágico mundo de decorar la habitación de tu bebé. 😀

3. Coche. Aplicando la crianza en brazos y confirmando los beneficios emocionales que esto trae para la mamá y el bebé, el coche para pasear a tu bebé puede ser un producto para adquirir a partir de los 6 meses del bebé. Los portabebés (rebozos, fulares, bandoleras, etc.), son ideales para llevar al bebé. Te invito a que veas mi presentación sobre este tema para aprender más de esto, visitando esta página.

4. Zapatos. No hay duda que los zapatos de bebé son la cosita más tierna para ver (junto con la ropita, los gorritos, los calcetines, etc.), pero los zapatos se hicieron para caminar. Hasta que tu bebé no camine permítele descubrir el mundo descalzo, o con medias/calcetines antideslizantes. Tendrá toda una vida por delante para estrenar zapatos, así que 11 meses sin ellos no causarán ningún mal.

5. Corral. Volvemos a lo mismo. Un bebé de hasta 3 meses no se mueve de un lugar a otro, no gira y no se sienta porque aún no tiene la fuerza suficiente para hacerlo. El corral se inventó para dejar a los niños en un espacio seguro mientras mamá está terminando los pendientes (ya será otro tema de discusión esto del corral, pero por ahora describámoslo vagamente de esta forma). Si lo que necesitas es un lugar para que tu bebé duerma, intenta un portabebés ergonómico, ya sea para que lo lleves contigo en brazos o para crear una especie de hamaca donde arrullarlo.

6. Ropa en exceso. Los bebés de hasta 3 meses suelen sentir frío, por lo que la prenda ideal para vestirlos, sin importar la temporada, es una especie de pijama que cubre sus brazos y pies. Esto se conoce como mameluco. Comprar de 7 a 10 mamelucos es suficiente para vestir a tu bebé. Aunque divina, la ropa “de grande” como camisas, jeans, vestidos, falditas, etc. Puede tener costuras que incomoden la piel de tu bebé.

7. Jabón y Shampoo de marcas comerciales. La mercadotecnia te dirá que tu bebé dormirá mejor con fragancias exquisitas en la piel de tu bebé. Sin embargo, notarás que la piel de los bebés es muy delicada y entre menos químicos apliquemos sobre ella, mucho mejor. Lo ideal es que consigas un solo producto (ojala 100% natural) que sirva para lavar el cabello y la piel de tu bebé. Uno solo bastará para su aseo personal.

8. Almohadas antirreflujo. A menos que tu bebé tenga algún tratamiento específico para el reflujo, lo ideal es que duerma sin ningún tipo de almohada. Si te preocupa dejarlo acostado totalmente de forma horizontal, intenta acomodar su colchón un poco inclinado en la parte donde ubicas su cabeza. Las almohadas no serán necesarias.

¿Hay otro producto que consideres NO necesario para tu bebé durante sus primeros 3 meses? Ayúdanos a ampliar la lista! 😉

5 Tips para controlar tus emociones en momentos de estrés

By: Nathan Jones
2 Thoughts

No podemos negar que un bebé trae una inmensa felicidad al hogar. Sin embargo, tampoco podemos ignorar que esa felicidad viene acompañada de nuevos estilos de vida, ajustes, novedades y un sin número de situaciones en las cuales no estaremos preparados por más cursos y teoría que hayamos recibido al respecto.

Las emociones, positivas y negativas comenzarán a fluir con naturalidad, y antes de caer en la depresión, el desespero y la frustración, te comparto estos tips para controlar tus emociones en momentos de estrés:

1. Balasana: La postura de yoga del niño. Cuando te sientas agotada o a punto de llorar, deja a tu bebé al cuidado de alguien más en casa o si estás sola déjalo en un lugar seguro como una colchoneta en el piso, (esto no tomará más de 5 minutos). Ubica un espacio donde puedas realizar esta posición que te permitirá recibir más y mejor oxígeno. Increíblemente este nuevo aire te permitirá tomar una nueva perspectiva de la situación y reactivarte para seguir adelante. ¡Animo mamá, podemos lograrlo! Aquí te explican en detalle cómo hacer la postura de Balasana.

2. Compara tus manos con las de tu bebé: ¿Ves lo pequeñas que son? Te necesita y cuenta contigo para salir adelante, así que por un día más conviértete en esa súper heroína, toma aire y recuerda que en este mundo hay alguien que te ama más que la vida misma: tu hijo!

3. Canta a pesar del llanto. Habrá momentos en que el llanto de tu bebé te angustie, principalmente porque no sabes la razón de su molestia. Mientras lo atiendes y revisas las posibles razones (sueño, hambre, cambio de pañal, son siempre las primeras cosas por revisar), canta en voz alta. No le estás cantando a tu bebé, te estás cantando a ti. Es una manera de auto controlar tu emoción y actuar rápidamente pero sin angustia para ayudar a tu bebé. Si no recuerdas la letra la canción también sirve tararear, no importa el ritmo o el tipo de canción que sea. Canta. Recuerda que eres un espejo emocional para tu bebé. Si mamá permanece en calma, bebé pronto encontrará de nuevo su tranquilidad.

4. Fluye con el tiempo. Aunque antes de tu bebé hayas sido la más rápido del Oeste y te hayas caracterizado por hacer todo muy rápido, es momento de irnos en slow motion. Tómate tu tiempo. Cada cosa necesita un espacio y un tiempo. Si estas atendiendo a tu bebé enfócate en eso. Lo demás puede esperar. Si estas descansando mientras tu bebé duerme, aprovecha ese momento del día. No te sientas mal si la casa no está limpia o si hay pendientes del trabajo. Tu bebé te necesita 100% despierta, activa y con los cinco sentidos funcionando, así que acostúmbrate a ir al ritmo de tu bebé. Él es quien marcará tu pauta.

5. Resetea tu día. En términos emocionales, vivir en el pasado o en el futuro es un desgaste que no vale la pena intentar. Lo que importa es el ahora, el instante, el HOY con tu bebé. Si tuviste un mal día por el agotamiento, porque no dormiste lo suficiente, porque no comiste bien o simplemente porque te levantaste de mal humor, regresa a la cama y resetea tu mente de las emociones. Cada día es un día nuevo que está listo para ser estrenado, así que un nuevo día, es una nueva emoción y una nueva oportunidad para aprender de y con tu bebé!

Vamos aprendiendo a controlar las emociones. Esto nos permitirá ser mejores madres y mejores seres día a día 😉

¿Algún otro tip para controlar las emociones en momentos de estrés que quieras compartir?