Actividades en casa: ¡Jugar es divertido!

juego en casa

juego

Esta mañana he asistido a un hang out súper entretenido sobre “conoce juegos de andar en casa”.

Aunque entré tarde por aquello de estar en el parque con Bianca, disfrute mucho la presentación de estas expositoras porque su sola información te invita a querer jugar ya!

Ellas organizarán un taller sobre “Juegos de andar por casa: Recursos didácticos y lúdicos para toda la familia”.

Será un taller que podrás tomar online por 10 días, donde te retarás, jugarás y ¡seguro te divertirás!

Me encantó este taller y pienso tomarlo porque:

  • Como muchas mamás, a veces siento que se me acaba la creatividad para jugar con mi pequeña y con frecuencia me encuentro en el dilema diario de levantar el desorden, preparar la comida y cosas que me alejan de pasar más tiempo para jugar con ella.
  • El taller parece ofrecer muchas alternativas para jugar con cosas que ya tienes en casa, y no tendría que invertir en materiales adicionales.
  • Quiero conectarme con mi hija y conmigo misma a través del juego.

¡Te comparto toda la información del taller y ojala te animes a tomarlo!  El taller estará del  30 de Marzo  al 13 de Abril del 2015, muy pertinente para la temporada de Semana Santa y Semana de Pascua.

Aquí la información: “Juegos de andar por casa: Recursos didácticos y lúdicos para toda la familia”.

Me despido y te dejo con este bello poema que compartieron hoy (puedes hacer clic sobre la imagen para agrandar):

todo juega

 

 

¿Nos vemos en el taller? :)

Comparto artículo de selección de libros – Crianza Respetuosa

comparto

Navegando navegando, me encontré con este articulo que hoy te estoy pasando 😀

Se trata de “Mi selección de libros imprescindibles sobre crianza respetuosa”.  Lo escribe una Aguamarina, una mamá española que tiene su propio Blog, el cual también te recomiendo que visites y leas porque es maravilloso TODO lo que vas a encontrar allí (yo ya me suscribí a su blog porque me parece muy interesante todo lo que escribe).

Así que no dejes de leer sus libros recomendados y si tienes otros en mente, ¡comparte! 😉

4  ideas para hacer con tu pequeño en la ventana de tu casa mientras llueve.

Lluvia

¡El clima por esta región del mundo está de locos! Me reí un montón con esta imagen que compartió una mamá en Facebook:

que onda

(Por cierto, si no te sabes la canción de Witzy Araña, puedes escucharla aquí) 😉

¡Y retomando!  El clima está tan loco, que debemos inventarnos actividades divertidas con los pequeños para no aburrirnos.  Aquí mis 4 ideas:

Lluvia

  1. Muéstrale la lluvia desde diferentes ventanas de tu casa.  Aunque la lluvia afuera sea la mismo, la perspectiva desde donde la miras no lo es. Lleva a tu pequeño por diferentes ventanas donde pueda ver la lluvia y enséñale lo que desde allí puede ver. Desde una gota, que baja por la ventana, millones que caen y golpean el  piso, hasta el carro del vecino que se moja sin parar.  La idea aquí es que comience a diferenciar los objetos lejanos de los cercanos, y las gotas de agua en la ventana son un momento perfecto para el juego de perspectivas.
  2. Usa crayolas para la ventana.  Los que me conocen saben que soy fan de la marca CRAYON. Encontré unas crayolas para dibujar en las ventanas muy útiles, no solo porque mi hija puede dibujar estando de pie, sino porque son gruesos y le ayudan a trabajar en su motricidad. Toma estos crayolas e invita tu pequeño a inspirarse en la ventana mientras ve caer la lluvia.  Puedes contarle un cuento, describirle lo que ves desde tu ventana y acompañarlo mientras se vuelve un artista dibujando lo que sea que tenga en su genial cabecita.  Será un excelente momento para que su imaginación se despierte mientras escuchan la lluvia caer. 😉
  3. Delinea figuras reales. Después de que tu pequeño haya jugado libremente con las crayolas en la ventana, invítalo ahora que delinee figuras que puedas colocar fácilmente en la ventana. Puedes comenzar con tu propia mano, delineándola tú para que le sirvas de ejemplo sobre lo que puede hacer posteriormente él. Procura utilizar figuras planas, sin relieve para que sea más fácil para tu pequeño. Es otra manera divertida de aprender figuras desde un ángulo diferente.
  4. Juega a empañar las ventanas. ¡Los vidrios empañados tienen un deseo incontenible de dibujar con los dedos!  (Si no me crees intenta no dibujar nada la próxima vez que estés en un carro y los vidrios se empañen) 😉 Esta es otra forma divertida de enseñarle a tu pequeño “otras” formas de dibujar y expresar su imaginación.  Debido a que el aire caliente se desvanece rápidamente en un vidrio frío, puedes aprovecharlo para animarlo a hacer sanas competencias mamá-hijo para hacer trazos libres con sus dedos.

¿Tienes otras actividades que podamos hacer en casa con los pequeños mientras llueve afuera?

Mi hija me enseñó a levantarme

Mi hija me enseñó a levantarme
Mi hija me enseñó a levantarme

Mi hija me enseñó a levantarme

¿El por qué de mi silencio?

Me perdí.

Me perdí entre el llanto de mi hija.

Entre sus nuevas exigencias,

Entre mis miles de cuestionamientos,

Entre mis temores y vacilaciones,

Entre mis exigencias,

Entre la idea errónea de pensar que a sus dos años mi historia daría un cambio contundente.

Entre el silencio, las sombras, el encierro, el desespero.

Y mientras todo eso pasaba, la vida, las risas, los abrazos, los avances, las sorpresas y las maravillas de la vida continuaban haciéndose presentes como regalos maravillosos que te llegan sin creerlos merecidos

De lo contrario estaremos las dos perdidas entre llantos, frustraciones y enojos incomprensibles.  ( Al fin y al cabo mamá es la adulta aquí y aunque tiene derecho a tener emociones, debe componerse rápidamente porque su maestra de vida la necesita).

¡Y entonces me encontré!

Me encontré con sus nuevas palabras,

Me encontré con sus nuevos gestos,

Me encontré con nuevas habilidades,

Me encontré entre abrazos, besos, sonrisas GRATIS. Todas para mamá, para nadie más.

Y aunque me tardé, lo reconozco, esos encuentros fueron el motor para continuar compartiendo mis lecciones, mis logros y mis caídas.

Me caí y me sentí incapaz de seguir en esta aventura. Pero entonces mi hija me tomó con sus pequeñas manos y me levantó, animándome a continuar caminando de su mano, descubriendo el mundo juntas.  Ella como hija y yo como madre.

Y aprendí entonces que es mejor caminar acompañada en un nuevo camino.

Cuando me sienta perdida solo tendré que recordar que mi pequeña gran brújula está sostenida de mi mano.