Mamá: ¿Lista para dejar el pañal?: 6 acciones que toda madre debe considerar al iniciar el proceso de dejar el pañal.

By: deborahdegolyer
3 Thoughts

Si tu bebé está próximo a dar su siguiente paso y dejar el pañal, seguramente ya habrás buscado información sobre qué y cómo hacer cuando llegue el momento.

Hoy, quiero aprovechar este post para hacerte esta pregunta:

  Con frecuencia nos hablan de este proceso desde la perspectiva de los bebés, pero en esta ocasión quiero que veas este proceso desde tu propia perspectiva.

Así que aquí están mis 6 acciones que toda mamá debe tener presente al momento de iniciar el proceso de dejar el pañal:

  1.  Permanece una semana entera en casa, sin salir de ella. El dejar el pañal es un proceso que requiere su tiempo y tiempo es justamente lo que debemos invertir, si queremos que los resultados se vean pronto.  Permanecer en casa todo el tiempo, por lo menos durante la primera semana que tu bebé comienza a dejar el pañal es una forma de ofrecerle seguridad en la transición por varias razones: familiaridad en el ambiente, sentirse y tranquilo en un espacio que conoce, juguetes suyos que lo distraerán.  De igual manera, tu estarás menos estresada al no tener que preocuparte por limpiar en lugares públicos, sentirte avergonzada, enfadada o apresurada.
  2. Avanza sin dudar, una vez decidas que tu bebé está listo para dejar el pañal. Tus retrocesos pueden  confundir a tu bebé. Es normal sentirse insegura cuando iniciamos el proceso de dejar el pañal.  Esto es algo nuevo para ti y para tu bebé, por lo cual nos surgen dudas sobre si es el momento adecuado, si tú bebé está listo, pero pocas veces reflexionamos sobre si nosotras, las mamás, estamos listas.  Entonces aquí mi humilde recomendación: una vez decidas iniciar la operación “bebé sin pañal” sigue adelante, sin titubeos, sin dudas, sin temor.  Iniciar un día con toda la actitud, limpiando pipi por toda la casa, alentando a tu bebé a que te avise cuando quiera ir al baño, mostrándole sus linda ropita interior, para luego decidir que al día siguiente regresas al pañal porque fue una experiencia agotadora, es sencillamente como si no hubieras hecho nada.  El quitar el pañal unos días y volver a ponerlo otros es confuso para ti, y no se diga para tu bebé.  ¿Cómo sabrá tu bebé cuando hacer pipi en el pañal y cuando en el baño? Confía en tu bebé y no temas en avanzar en el proceso.  Ahora más que nunca él te necesita firme y decidida, con el mismo o más amor de antes.
  3. Asume la idea de limpiar pipi y popo. Tu bebé se hará pipi y popo en su ropa.  Es un hecho. y debes estar dispuesta a asumir ese reto. Mientras tu bebé se acostumbra a visarte ANTES de hacerse en su ropa, será normal y natural que debas limpiar, limpiarlo y limpiarte (De ahí mi recomendación de que permanezcas en casa la primera semana). Si comienzas a prepararte mentalmente para esto, seguramente cuando llegue el momento no será tan traumático como parece. Créeme, no serás la primera ni la última mamá que termine llena de m*$%!!
  4. Créele siempre a tu bebé.  Que no te pase lo del Pastorcito Mentiroso. Me confié y me sucedió.  Mi hija me avisó que quería hacer pipi y rápidamente la lleve al baño. Era la primera salida sin pañal, así que estábamos las dos muy entusiasmadas con este primer logro.  Efectivamente hizo pipi y regresamos a la mesa del restaurante.  Dos minutos después volvió a decirme “pipí” y yo no le creí.  Pensé que estaba entusiasmada por volver a ver el baño que no tenía en casa.  ¡GRAN ERROR, GRAN GRAN ERROR! Pues si quería ir al baño y esta vez era ¡popó! Ni les cuento el final de la historia porque ya se lo pueden imaginar. A partir de ese momento me prometí que le creería a mi hija CADA VEZ que dijera “pipí” o “popó” y correría las veces que fuera al baño con tal no repetir esa inolvidable experiencia. Así que bella madre, por tu bien, ¡corre al baño!
  5. Muéstrale lo que tu bebé hizo y celébralo porque lo hizo SOLO. Seguramente esta sea la parte más incómoda para algunas madres, sobre todo si no soportan los malos olores, pero realmente funciona.  Cuando tu bebé vaya al baño y haga pipí o popó, muéstrale lo que hizo.  Al celebrar que él hizo esto sin ayuda de mamá es una forma de incrementar su autoestima y animarlo a que lo haga la siguiente vez, sin temor, sin esconderse.  Esto podría más adelante ayudar a que tu bebé no sufra de problemas de estreñimiento porque nunca antes sintió que tenía que retraerse o dejar de hacer popó por sentir que hacía algo malo. Al recordarle y aplaudirle que hizo esto SOLO es una manera de animarlo a que lo haga de nuevo en el baño la próxima vez.
  6. Identifica sus preferencias.  Entre más pronto, mejor. Existen muchos productos en el mercado para cuando llegue el momento de dejar el pañal.  Están desde los bañitos entrenadores, los orinales con música, los asientos reductores, las vasenillas, entre otros.  Incluso hay canciones para motivar a tu bebé (aquí te comparto la que use con mi hija: Canción de pipí y popó ). En mi caso compré un bañito entrenador, pero nunca lo uso mi hija.  A mí me parecía muy tierno y perfecto para su tamaño.  A ella le resultó incómodo y hasta lloró un par de veces porque se sentía obligada a sentarse allí.  Lo que descubrí (porque estuve alerta a observar sus movimientos y gestos durante este proceso), es que le gustaban las tasas de los adultos.  ¡Así que lo único que hice fue acomodarle una pequeña silla para que apoyara sus pies y fue lo mejor! Antes de que decidas comprar el “mejor” aparato por lo novedoso, lo curioso, lo bonito o lo lindo, intenta identificar de que manera tu bebé se siente más cómodo.  Intenta sentarlo en tu baño, revisa en que posición el se sentiría más cómodo y si quieres invertir en algún producto, mejor que sea algo económico, que no te duela archivar si por alguna razón decide no usar.

¿Tienes en mente otra acción para que mamá tenga en mente al momento de dejar el pañal?