¡Mamá no quiero desayunar!  – Checklist para un desayuno irresistible :)

Cheerios

El otro día estaba con mi hija en una plaza comercial y fuimos a un brincolín para que hiciera algo de ejercicio. Este trampolín me llamó la atención.  Los niños tenían que escalar solamente apoyados por sus brazos y piernas y deslizarse como recompensa luego de llegar a la cima.

Mientras la veía divertirse y con cara de victoria al llegar a la cima y deslizarse radiante de alegría, me percaté de una niña a su lado que estaba en problemas.  No tenía más de 6 años y sus movimientos estaban absolutamente limitados por el tamaño de su cuerpo.  Su mamá tuvo que entrar al trampolín y ayudarla a “desenredarse” porque no logró alcanzar nunca sus pies con sus manos.

6 años y era una niña obesa. Oficialmente obesa y con múltiples posibilidades de tener una enfermedad crónica a muy temprana edad.

Es difícil no quedarse reflexionando sobre las razones por las cuales esta pequeña a tan corta edad hacía parte de los indicadores de obesidad infantil en México. ¿Quién es el responsable de su condición actual? ¿Por qué una niña es obesa? ¿Qué hace y qué come durante el día?

Mira lo que encontré:

desayunar

Es claro entonces que el desayuno NO puede ser una opción para nuestros hijos (por mas respetuosos que seamos en su proceso de formación).  Hay cosas con las que no podemos negociar y definitivamente el desayuno es una de ellas.

#Mamaintegral, Si lo que te preocupa es que no tienes tiempo, no eres lo suficientemente creativa, o no logras motivar a tus hijos en la mañana antes de salir al colegio, considera incluir en tu menú un desayuno ideal.

desayuno ideal

Ahora que ya sabes qué incluir en tu desayuno ideal, te comparto el checklist para asegurarte que tus desayunos sea irresistibles:

  • Busca que los alimentos sean frescos y de vario colores para que se vean y estén más apetitosos.
  • Cuando haya tiempo, deja que tu hijo participe en la preparación de la comida.  Esto mejorará sus hábitos.
  • Busca que la presentación de los platillos sea atractiva.
  • Permite y motiva que pruebe nuevos alimentos, aún cuando al principio rechace algunos de ellos.
  • El buen ejemplo comienza en casa.  Come alimentos saludables y coman al mismo tiempo.

Te invito a que consultes más información sobre los buenos hábitos en el desayuno aquí.

Mi último tip: Cuando una familia desayuna unida, permanece unida :).

Aprovecha esa hora del día para motivar a tu pequeño, desearle un excelente día y recordar que lo amas con intensidad.

¿Desayunó tu familia hoy?

5 consejos prácticos para criar a tu pequeño con límites RESPETUOSOS.

Carlos Gonzalez, reconocido pediatra y famoso en el mundo de la crianza con apego, la leche materna y la crianza respetuosa, estuvo en Guadalajara, compartiendo una mañana entre amigos y hablando sobre la autoridad y los límites.

No dejo de maravillarme por las lecciones tan evidentes y obvias que con frecuencia los padres pasamos por alto, por estar pensando en educar hijos socialmente aceptables y no hijos felices.

Hoy quiero compartir estas enseñanzas y mis consejos prácticos para ajustar algunas de nuestras conductas.

1.Entre más diferentes sean las personas, más las admiramos.  Tener trabajos de oficina no es tan exótico como trabajar para la National Geograhic, tomando fotos en la jungla, en el fondo del mar o amaestrando cocodrilos.  Como sociedad admiramos esas personas que se atreven a hacer cosas diferentes.  Sin embargo, insistimos que nuestros hijos sean todos iguales y “normales”.  No admitimos que los niños puedan ser distintos y cuando lo son, nos molesta.  Mi consejo: Aprecia sus locuras, su espontaneidad, su libertad!  Con el tiempo la misma sociedad se encargará de “encajarlo”.

2. Nadie nos enseñó a mandar, por lo tanto no sabemos hacerlo. En el momento que nos convertimos en padres, recibimos en automático el papel de la autoridad y ejercemos este derecho de manera desmesurada. Nos resulta más fácil amenazar, gritar, ordenar, que conversar, negociar, dialogar. Entonces la autoridad se vuelve como el dinero: Si lo gastamos en tonterías se nos acaba. Mi consejo: Establece normas claras y limitadas en su número de modo que tu hijo pueda comenzar a identificarlas porque son esas normas que NO se pueden negociar.  Todo lo demás se puede negociar y te sorprenderás con las respuestas de tus pequeños cuando les permites participar en estas decisiones.

 

3. Un niño hasta los 6 años NUNCA actúa con mala intensión. Mentalmente, un niño entre 0 y 6 años no tiene la habilidad para identificar que hizo algo mal y por ende no podemos acusarlo o señalarlo por hacer algo mal. Lo que necesitan son refuerzos permanentes de comportamiento que le ayuden a recordar cómo debe actuar.  Mi consejo: Cuando tus pequeños no actúen como lo esperamos, no te tomes nada personal. Recuerda TODAS las órdenes que tu pequeño ha seguido durante el día sin protestar ( la ropa que le escogiste para vestir, la comida que le preparaste, los horarios de TV, el tiempo de sienta, etc), y no te enfurezcas cuando te diga NO a una de las mil cosas que ordenaste en el día 😉

 

4. Cuando ejerzas tu autoridad, hazlo con RESPONSABILIDAD  y RESPETO. Cuando las órdenes se dan bien, se reciben bien. Con frecuencia tratamos a nuestros hijos como seguramente jamás trataríamos a nadie más.  Abusamos de su nobleza, de su constante  interés por hacernos sentir felices, y sobrepasamos nuestro límite pensando que la autoridad se ejerce con violencia (física o verbal). Mi consejo: Sin importar si tiene 2 o 15 años, trátalo como te gustaría que te trataran a ti.

 

5. No nos gusta que nuestros hijos se salgan con la suya.  Cuando nuestros hijos no nos obedecen, toman sus decisiones y nos hacen quedar mal frente a otros, nos molesta. Sin embargo, queremos que cuando ese pequeño crezca sea capaz de conseguir todo lo que se propone: Un buen trabajo, una beca, una pareja.  Entonces, mientras nos enfurece que no sigan nuestras instrucciones, pensamos en lo autónomos y seguros que serán cuando crezcan.  ¿Cómo esperamos que nuestro hijo llegue a ser esa persona independiente si  lo estamos educando para ser obediente y no para tener criterio? Mi consejo: Recuerda que a pesar de su corta edad, tu pequeño también tiene mucho que enseñarte, como su espontaneidad para decir, sentir, pensar  y vivir la vida. Intenta ver el mundo desde SUS ojos y alégrate si tu hijo te reta, porque es una evidencia de que estás haciendo un buen trabajo! 😀

Y para terminar mi lección favorita:

 Escúchalo! Todo lo que tu pequeño quiere es verte feliz siempre.

¡Por favor no crezcas tan rápido!

Por favor no crezcas tan rapido

Una mañana desperté y mi bebé había descubierto sus manos y se maravillaba con la posibilidad de abrirlas y cerrarlas.

Cuando salí de la cama mi bebé había sonreído porque comenzaba a identificar rostros familiares.

Mientras le cambiaba el pañal mi bebé había aprendido a hacer sus primeros balbuceos y comenzaba a conversar conmigo.

Cuando le daba su desayuno mi bebé había aprendido a sentarse solito y agitaba emocionado sus manos porque ahora descubría el mundo desde otra perspectiva.

Mientras jugábamos en la sala, mi bebé había descubierto que los brazos y las piernas sirven para desplazarse rápidamente de un lugar a otro y ahora le parecía más interesante gatear por toda la habitación.

Después de tomar la siesta del medio día, mi bebé había descubierto que sus piernas son lo suficientemente fuertes para sostenerlo así que confió en ellas y mientras me miraba se apoyaba orgulloso en las sillas del sofá.

Mientras le cambiaba de nuevo su pañal, mi bebé había descubierto que podía caminar, y sin dudarlo, se animó a dar sus primeros firmes pasos que lo llevaron hasta la puerta de la habitación.

Mientras compartíamos la comida de la tarde mi bebé comenzaba a señalar objetos del comedor y se maravillaba al descubrir que podía repetir palabras que le animaba a decir.

Cuando salimos a jugar al parque mi bebé descubrió que sus piernas eran más rápidas que su cuerpo y sin pensarlo mucho corrió detrás de un balón para lanzármelo desde lo lejos.

Mientras tomaba su baño antes de ir a la cama, mi bebé me pidió que acercara mi cara a la suya y con sus pequeñas manos tomó mi rostro y me besó.

Esa noche regresé a cama junto a mi bebé y mientras pensaba en mi ocupado día entre pañales, comidas, juegos, mimos y atenciones descubrí que la vida pasa muy rápido. Dentro de poco mi bebé ya querrá estar con otras personas y este es un tiempo que no me quiero perder por nada del mundo!

Dentro de las 24 horas de mi día mi bebé crece minuto a minuto y quiero ser testigo de su descubrir diario.

¡Te amo bebé y por favor no crezcas tan rápido! Algún día también extrañaré estos agitados días…