La Lactancia Infinita

comparto

expiration lactanciaCon mi pequeña Bianca siempre pensé que llevaríamos la lactancia hasta que ELLA decidiera destetarse.

“La vas a llevar pegada hasta que cumpla los 15”. “Ella no va a querer dejar la teta nunca”. “Le estas creando problemas psicológicos, ella ya no es una bebé”. “No es correcto que le des mas leche de mamá”.

Esta decisión llegó así, sin avisar, sin programar, sin ponerle fecha de caducidad. Bianca concluyó su lactancia materna luego de 2 años y 10 meses y aun después de 2 meses de haber cerrado esa etapa, siento nostalgia por ese momento.

Y me encuentro entonces con iniciativas como esta: La Lactancia Infinita.

Una iniciativa de una grandiosa fotógrafa que decidió enfocar su lente hacia esos momentos únicos, cercanos, íntimos, y naturales que suceden, cuando el pudor, el temor, la vergüenza y el “qué dirán” es superado por el la entrega absoluta y el desborde de amor de una madre hacia su hijo en el momento de lactar.

Te invito a que visites conozcas la exposición: La Lactancia Infinita y te maravilles con esos instantes que para los ojos de muchos son descabellantes, pero para otros, como nosotras mamás lactantes, nos llenan el corazón de momentos gratos que no volverán.

Mi humilde consejo hoy para ti: Permite que tu pequeño tome partido en la decisión sobre cuándo dejar la teta. Supera todos los obstáculos y atesora esos momentos. A mi el obstáculo del cansancio me venció.  No permitas que nada ni nadie te lleve a tomar una decisión apresurada.

Esta es una decisión entre tu pequeño y tu.

Leche Materna y Caries

Siempre que llevo a mi pequeña hija a control con el dentista termino regañada porque me dice que mi leche le puede provocar caries.

Se deben suspender las tomas nocturnas porque eso le hace mal a los dientes de tu hija“, me dice con total autoridad.

Sin embargo nunca hice caso….

Son esos momentos en que el instinto materno te habla y te dice que tu leche no puede dañar a tu bebé, entonces decides hacer caso omiso y seguir con la lactancia.

Mi pequeña tomó leche materna casi hasta sus 3 años. En sus consultas con el dentista no tuvimos nunca problemas con las caries, ni bacterias.

Hoy te comparto un artículo que encontré publicado en la página de Pilar Martinez, autora del blog Maternidad Continuum, a quien admiro profundamente por su sabiduria compartida.

Este post acerca de la Lactancia Materna y la Caries seguro te dará información sobre cómo responder cuando te encuentres en una situación en la que cuestionen la lactancia y los problemas dentales.

Espero lo disfrutes! 😀

Testimonio de mamá: Lucía y su lactancia

Header testimonios

Inaguro esta sección de Historias de mamás primerizas, compartíendoles la historia de Lucia, una bella mamá que superó los mitos de la lactancia y decidió seguir adelante con su meta:  Alimentar a su bebé con leche materna.

Historias de mamá

Soy  Lucia Andre y tengo 25 años. Soy  madre por primera vez de una hermosa bebé llamada Victoria Marie. Es la luz de mi vida.

 Victoria nació el 6 de enero del 2014 en una tormenta de nieve al norte de Estados Unidos.

El día del parto estaba lista para recibirla pero ella se sentía tan bien mi vientre que decidió nacer por cesarea. Pasaron 24 horas después de que mi fuente rompió y dilate solo 3cms, por ello los doctores decidieron hacer la operación ya que sin líquido amniótico le podía faltar la respiración y el riesgo de una infección era grande.

 Al fin la tuve en mis brazos, peso 7libras y 4 onzas. 

 Siempre me he caracterizado por ser una mujer activa y con buen estado físico, por eso  decidí amamantar a mi bebé, además de que es el momento que tenemos más intimo para estar juntas, desarrollar nuestros lazos más profundos de mamá e hija y alimentar a mi hija con la mejor comida que puede recibir.

 Al segundo día de nacida mi hija, empecé a sentir un dolor insoportable en mis senos, como agujas pinchándome desde adentro, cada vez que Victoria succionaba el dolor se incrementaba más.

 

Fue una noche muy fuerte para mí, la frustración fue el principal sentimiento negativo que tuve, sentir que no podía amamantar a mi hija por el dolor tan impresionante que sentía. Mi busto creció de manera absurda acompañado por el fuerte dolor. Lloré toda la noche, pensé que no tendría la capacidad para darle de comer a mi hija y que tenía que recurrir a la leche en polvo. 

Consulté con algunas personas alrededor y me decían que lo más probable es que mi hija no estuviera recibiendo nada de leche, que podría estar con hambre, que de pronto mi cuerpo no estaba habilitado para hacer leche materna y que lo mejor era  que empezara a preparar teteros con formula.

Me decían que una amiga de ellos por dos meses intento darle leche materna a su hijo y que el niño nunca se alimento lo suficiente.

Todas estas palabras me hacían sentir la peor mama del mundo.

 Los consejos de las personas que lo rodean a uno vienen con la mejor intensión pero a veces son demasiado innecesarios, vacios y llenos de suposiciones.

Durante el embarazo tome clases de cómo amamantar bebés, y recordé que las profesoras siempre nos decían que llamáramos en caso de que necesitáramos ayuda o fuéramos al lugar donde tomamos las clases.

Así fue. Al siguiente día mi esposo y yo fuimos al centro de ayuda, me entendieron inmediatamente. El asombro de la mujer encargada fue obvio, mis senos estaban tornándose color rojo. Como diagnostico ella dijo que estaba propensa a una mastitis. No sentía fiebre pero estaba muy próxima a tenerla. Me explicó que es el mismo caso cuando por un día no vamos al baño a hacer necesidades fisiológicas, nuestro cuerpo comienza a intoxicarse por dentro a falta de evacuación.

Pasa lo mismo con la leche materna, ella dijo “somos productoras no bancos de almacenamiento”. Inmediatamente fue a buscar una bomba de succión, era muy doloroso al principio pero relajante al final. Extraje tres onzas de calostro de un solo busto con 30 segundos se succión.

 El paso a seguir fue enseñarme como amamantar a Victoria. Para ello usamos una almohada especial en forma de semicírculo donde la niña se recostó y succionó con mayor comodidad.

 Aprendí muchas técnicas, posiciones y la verdadera forma de amamantar a mi bebé. De igual manera me dio una bomba extractora, un brasier adaptable, una blusa, una crema para pezones, almohadillas para poner debajo del brasier, guías para leer en caso de tener más dudas y sabios consejos. Fue muy emocionante recibir tanta ayuda. 

 Ahora sé que produzco mas leche de la que mi hija puede tomar así que a diario extraigo leche y la congelo para el futuro cuando empiece a trabajar. Pero tengo la certeza de que mi hija se está alimentando de mí y recibe todos los nutrientes que necesita.

 

Historias de mamá

 Crece linda y saludable. 

 Gracias a Dios cuento con mi mamá en casa la cual es una ayuda increíble. Ella será quien este con Victoria en los ratos de mi ausencia y tenemos sufriente leche.

 De esta primeriza experiencia aprendí que la mejor ayuda que puedo recibir es de profesionales, que los consejos de los más allegados pueden ser con mucho amor pero sin conocimientos  nos pueden hacer cometer muchos errores.

 Cualquier duda que tengas sobre la lactancia, lo mejor es consultar con un especialista. Por pequeña que sea, ellos saben que somos primerizas y siempre tendrán la paciencia y la disposición para atendernos.

 

 http://forms.aweber.com/form/37/621745037.htm

5 preguntas a una experta en lactancia

Experta en Lactancia

Durante mi preparación para la llegada de mi hija tuve la suerte de conocer a Isabel López de la Madrid, una mujer que se apasionó con el tema de la lactancia y se ha hecho experta en el tema. Ella gentilmente accedió a responder a algunas preguntas y aquí te comparto sus respuestas.

Cuéntanos quien eres.
Soy una mamá enamorada de la crianza con apego (educar con amor, amamantar, colechar y portear). Tengo tres hijos y con cada uno he tenido (y sigo teniendo) diferentes experiencias en cuanto a la crianza con apego. Mi motivación es informar a las futuras mamás sobre los beneficios de amamantar, aclarar mitos que existen alrededor de la lactancia, cómo DISFRUTAR de esta maravillosa etapa y apoyar a quienes ya son mamás y así lo deseen.

1. Cuéntanos por qué decidiste entrar en este mundo de apoyo a la lactancia
Porque desafortunadamente hay mucha desinformación respecto a este tema, y muchas de las mamás que están amamantando se ven orilladas a desistir ya sea por una mala orientación hasta de sus pediatras o por creencias sin fundamentos. Y hay quienes no desean amamantar porque, debido a la publicidad y/o recomendaciones de algunos pediatras, creen que la leche de fórmula es lo mejor para su bebé y lo más práctico para ellas. En mi caso, recibí comentarios de que ya dejara de amamantar (incluyendo de pediatras) que mi leche ya no le servía a mi hija y que la estaba mal acostumbrando…… y eso que apenas llevaba 6 meses!!!

2. Tus consejos prácticos para mamás primerizas lactantes
Que confíen en su cuerpo, que sigan su instinto con paciencia, que practiquen el colecho, que descansen cuando su bebé duerme (aún cuando haya mucho que hacer en casa) y que se alimenten bien. Que ante la primera duda que tengan busquen orientación. MUY IMPORTANTE!
Que utilicen dos palabras que les van a servir mucho: NO GRACIAS… Mira, te regalo ésta leche de fórmula… NO GRACIAS. Dale biberón para que se “llene”… NO GRACIAS. Aquí está esta “agüita” para su sed… NO GRACIAS.

3. ¿Cuáll ha sido el temor más frecuente de una madre al iniciar con su proceso de lactancia y que consejo le das para que pierda el temor?
El temor que percibo en la mayoría de las mamás es que piensan que no llenan a sus hijos y que quisieran tener más leche porque se quedan con hambre. Mi consejo es que lejos de estar comiendo o tomando los alimentos que creen que les dan más leche…..amamanten a su bebé las veces que él lo pida, así producirán la leche que él necesita.

4. ¿Cual ha sido la anécdota mas grata que recuerdas al haber ayudado a una madre en su proceso lactante?
Cada situación ha sido especial y enriquecedora. Lo más grato que me queda es cuando después de un tiempo de haber dado una asesoría me encuentro a la mamá y me comenta que el apoyo recibido le fue de mucha utilidad y que gracias a eso continuó adelante con la lactancia.

5. Tus consejos sobre lo que NO debe hacer una mamá lactante
No darle biberones entre una toma y otra, ni de día, ni de noche, ni en época de calor
No preocuparse o estresarse porque creen que no tienen leche
No cambiar de pecho en una misma toma
No estar viendo el reloj durante la toma
No hacer caso de comentarios sin fundamentos
No dudar en consultar a una especialista en lactancia materna en cuanto lo necesiten
¡¡¡No desesperarse!!!!

No dudes en ponerte en contacto con Isabel vía email si quisieras resolver alguna pregunta en particular sobre tu lactancia. ¡Nada como los expertos para orientar! Aqui su correo:

Isabel López de la Madrid
mariaisabel-lm@hotmail.com

¿Ya has tenido oportunidad de usar tus NO GRACIAS? 😉