Testimonio de mamá: Alexandra y sus lecciones de amor

Header testimonios

Las necesidades de tu hijo priman sobre las tuyas.

En nuestra sección de Historias de mamás primerizas, escribe hoy Alexandra, una mamá en proceso de culminar su doctorado y decidida a sacar dar lo mejor de sí para apreciar cada momento junto a su hija, quien le ha enseñado que el amor es el secreto para superar cualquier obstáculo:

Testimonio de mamá

No cabe duda que la maternidad es una experiencia maravillosa, tener en tus brazos al bebé que llevaste nueve meses en tu vientre, es algo indescriptible.

Soy mama de una hermosa bebé de 3 meses. Actualmente me encuentro escribiendo mi tesis doctoral en casa, lo cual me permite estar todo el tiempo con mi pequeña. Bueno realmente estos primeros meses no es que haya podido adelantar mucho mis compromisos laborales, porque como sabrán quienes ya son mamás, tu bebé ocupa el cien por ciento de tu tiempo.

 

Cuando vas a tener un bebé, sabes que cuidarlo ocupará “mucho de tu tiempo”, pero sólo hasta que lo vives entiendes lo que significan esas palabras.

Las mujeres nos caracterizamos por tener la facultad “multitask”, siempre haciendo o planeando cosas simultáneamente, y tengo que admitirlo, pensé que podría hacer lo mismo cuidando a mi hija y adelantando mi tesis. Bueno como se podrán imaginar a los pocos días de estar con mi hija en casa entendí que esto no sería posible, pero ¿Cómo?

¡Si hasta hacer las cosas básicas como tomar un baño se dificulta!!!

Esas primeras semanas fueron muy difíciles, en medio de acostumbrarme al ritmo de mi hija despertándose varias veces en la noche, alimentándola constantemente de día y de noche, cambiando pañales y las hormonas desafiando mi estado de ánimo, la labor se convirtió en algo realmente extenuante.

Fue cuando entre esas las largas noches alimentando, cambiando y arrullando a mi hija entendí: Esto es el amor hacia un hijo, cuando vas más allá de tus límites, y cuando las necesidades de tu hijo priman sobre las tuyas.

Ver la hermosa carita de mi hija la mañana siguiente, ver sus primeras sonrisas, darme cuenta de que ella no se alegra tanto en los brazos nadie como en los míos, fue ahí, justo ahí cuando sentí lo gratificante que es hacer con amor esas tareas de mamá.

Entendí que mi hija es mi prioridad, que el resto de cosas pueden esperar, que ella me necesita, que la maternidad tiene sus etapas y que debo disfrutar cada una de ellas, al final cada una tiene momentos hermosos y momentos difíciles.

Testimonio de mamá

Me siento muy feliz y afortunada de ser mamá, no cambiaría nada, porque en esos momentos en que me he sentido más extenuada, han sido los momentos en que más he aprendido, creo que esas situaciones te preparan para las siguientes etapas en la crianza de tu hijo.

Ahora cuando me siento agotada, o cuando creo no poder más, pienso en que mañana será un nuevo día, si tengo que llorar para desahogarme pues lo hago, pero no permito que las pequeñas cosas opaquen la maravillosa experiencia de conocer y ver crecer a mi hija.

……..Y con el tiempo todo va mejorando, ahora duermo un poco más en la noche, sus horarios me han dado un respiro para continuar escribiendo mi tesis, créanme todo es cuestión de tiempo y paciencia….. mucha paciencia.

Mamás mucha fuerza con la labor más maravillosa del mundo!!! cada uno de tus esfuerzos serán recompensados por cien viendo crecer cada día a tu hijo.
http://forms.aweber.com/form/37/621745037.htm