Testimonio de mamá primeriza: Ximena y su lección de vida ante la muerte

Header testimonios
2 Thoughts

Ximena, una mamá primeriza vivió con su bebé lo que nunca se piensa que le pueda pasar a alguien: Su bebé dejó de respirar por segundos, debido a una falta de maduración en su sistema respiratorio. Su amor incondicional y su instinto materno le demostraron que ser “la mejor mamá” consiste en ser la mejor para su bebé, no para el mundo:

Historia de mamá

Soy Ximena Lombana R, una feliz mamá de un luchador incansable llamado Juan Pablo Castro Lombana desde hace ya 16 meses y esposa de Rafa Castro. 

Nuestra historia con Juanpa, ha sido una historia marcada por retos y miedos desde el mismo instante en que nació. Al minuto de haber nacido mi bebé hizo paro respiratorio, del cual salió rápido, pero al minuto siguiente volvió a hacerlo y desde ese instante no volví a escuchar su llanto… viví segundos de angustia y miré impotente como todos en la sala de partos corrían para salvarle la vida, la siguiente escena fue ver a este ser indefenso, con un sin número de cables en su cuerpo y un tubo en su pequeña boquita.

No tuve la oportunidad de tenerlo en mis brazos como ocurre en todos los partos normales, solo hasta el sexto día de nacido lo pudimos alzar y darle de comer… una experiencia durísima de asimilar, más si se tiene en cuenta que uno como mujer cuenta los días para abrazarlo y besarlo… a mi me toco verlo en la distancia durante seis eternos días y conformarme con rozar su piel con mi dedo índice dentro de una incubadora; luego de esto duramos varios días más en la clínica hasta que por fin nos dieron de alta.

Juanpa salió con oxigeno las 24 horas del día, tiempo que tenía que ir disminuyendo al pasar de los días, se hizo el proceso de destete y por fin llegó el gran día de verlo sin esa cánula que tenía que soportar!!!, felicidad era todo lo que sentía, pero desafortunadamente el 8 de  noviembre de 2012, (cuando tenía exactamente 1 mes y 6 días), mi bebé sin razón alguna, cuando mi mamá y yo nos encontrábamos alistándolo para darle la comida, dejo de respirar y desde ese momento todo fue confusión…. Mi mamá lo levanto con sus brazos y le pedía que respirara, yo… sólo pataleaba, lloraba y le gritaba su nombre, pasó minuto y medio sin que llegara oxigeno a su cerebro, hasta que reaccione en colocarle el oxigeno (el cual estaba programado para ser recogido el 9 de noviembre), en pocas palabras no puedo describir la tristeza, angustia, dolor e impotencia que sentí en ese momento, L.

Nos fuimos para la clínica, donde entre examen y examen después de varios días detectaron que lo que padecía mi hijo es algo llamado apnea del sueño profundo, producto de la falta de madurez del sistema nervioso central (el cual dentro de sus varias funciones es recordarle al cerebro que respire)… es decir que lo que tenía Juanpa era que se le olvidaba respirar; no hay cirugía ni medicamento para curarlo, sólo era cuestión de pasar el tiempo para que madurara el sistema con ayuda de oxigeno. Este olvido de respirar, es lo que produce la muerte súbita del bebé… cosa que afortunadamente no pasó.

Adicional a esto, le encontraron reflujo grado 3 y tenía problemas para respirar, succionar y pasar, es decir que Juanpa se llenaba la boca de leche, pero al momento de pasar… respiraba al tiempo.

Todo esto hizo que me llenara de dudas acerca de si sería capaz o no de enfrentar lo que se venía, si mis fuerzas alcanzarían para el arduo proceso que me esperaba, si mi inexperiencia  de madre primeriza me permitiría ser la “mejor mamá “que  me había propuesto ser desde el momento que me enteré de mi embarazo… sentí que el mundo se me venía encima.

No voy a negar que fue un proceso llamargo y extenuante, duró siete meses, me tocó vivir un encierro horrible, me daba angustia el momento de alimentarlo porque creía que se ahogaría, las noches eran eternas y llenas de constantes desvelos.

El tiempo pasó y Dios nos bendijo con la curación total de nuestro hijo, es un  niño muy inteligente, completamente sano y con ganas de devorarse el mundo!!!

Historia de mamá

El  mejor consejo que le puedo dar a una mamá primeriza que atraviese por una situación como esta es como primera medida es mantener la calma, respirar profundo y no desfallecer… aunque sienta que el mundo se le viene encima… las cosas pasan y todo aquello que un día fue sufrimiento y dolor, simplemente será un recuerdo y tendrá la satisfacción de haber superado todo aquello que un día lo vio como un imposible.