Testimonio de mamá primeriza: Lina y sus tres consejos infalibles

monio de mamá primeriza

Hoy te comparto la historia de Lina Salazar, una mamá que desde una manera objetiva, clara y específica te comparte tres acciones a tomar cuando sientas angustia o preocupación por no saber si lo que haces con tu bebé está bien o no.

Sus tres consejos son vitales, así que te recomiendo que los tengas presentes en todo momento, sobre todo en situaciones de caos:

Es verdad. Nadie te prepara para el camino que inicias cuando te enteras de que en tu vientre se desarrolla esa pequeña personita. Empiezas a experimentar todo tipo de emociones y fantaseas con la llegada de tu bebé. Pero cuando lo tienes en tus brazos, el mundo simplemente cambia. Cambia de manera radical y única. Sentirás que conoces el verdadero amor, la mano de Dios en tu vida y la perfección.

Tu bebé ha llegado al mundo y depende de ti. Necesita de ese ángel que lo cuidará por el resto de su vida. Por supuesto que vendrán días y sobretodo, noches difíciles. Te sentirás cansada, agotada por no poder dormir. Angustiada porque es difícil darle el pecho y preocupada por que a pesar de tus intentos ese bebé no para de llorar.   Y ahora ¿Qué hacer?

Primero, pensar que todas las mujeres que son madres, han pasado por estas situaciones. Todas en algún momento han llorado, han sentido angustia y han pasado por un sinnúmero de emociones que ahora tu experimentas. 

Él te necesita más que a nadie en el mundo. Eres su primera maestra, la que con una mirada puede saber como se siente o que le duele, el ángel guardián que se preocupara por hacerlo feliz. La sonrisa de tu bebé, su delicadeza , tu ternura, su inocencia, su fragilidad harán que te conviertas en una heroína y superes cada una de las dificultades que vas encontrando en el camino. Recuerda, no eres la primera ni la última.

Segundo, es muy importante buscar apoyo cuando lo necesitas. Busca el apoyo de tu pareja o de mujeres que sean madres. Ninguna pregunta es tonta, no dudes en pedir consejos cuando lo necesites y aplicar los que te funcionen a tu realidad. En mi caso, tuve el apoyo de un grupo de lactancia del hospital donde dí a luz y aprendí de otras madres que estaban pasando por mi misma situación. También en las actividades y eventos para bebés, puedes encontrar madres, abuelas y profesionales con experiencias similares que pueden convertirse en una ayuda maravillosa.

Tercero, busca un momento para ti. Estarás pensando , ¿Pero a que horas? No se trata de un día de Spa o un día de compras (Aunque si lo puedes hacer, adelante!). Lo importante descansar y encontrar alguna actividad que disfrutes plenamente. El solo hecho de descansar cuando tu bebe descansa o un baño caliente al final del día te harán sentir mejor.

Y por ultimo, 

Disfruta de cada día porque crecen de forma acelerada! Es la experiencia más hermosa y el regalo más especial que Dios te ha podido dar.